Historia dels Focs de Blanes

Los Fuegos de Blanes. Un siglo de Tradición.

Según publica la propia pagina del Ayuntamiento de Blanes, se obtienen referencias de un disparo de fuegos artificiales que se remonta a más de cien años atrás.
Consta que en el año 1891, el escritor blandense Josep Alemany, en su diario personal dejó escrito: Después de cenar entre fuegos artificiales, serenatas, bailes y bebidas pasamos la noche…” En el número extraordinario dedicado a la Fiesta Mayor del diario blandense “El Atalaya”, se hace referencia al día 26 de julio de 1897 se puede leer: “ A las 9, disparo de un bonito ramillete de fuegos artificiales por un renombrado pirotécnico. Para el día 27 se vuelve a anunciar el disparo de otro castillo de fuegos artificiales.
En el suplemento del periódico “La Selva”, dedicado a la Fiesta Mayor de Blanes de 1906, J.Roig i Ruiz comenta la mejoría que había experimentado, Blanes en fiestas.
En el articulo, que se titula “Blanes. Qui l’ha vista. Qui la veu” (Blanes. Quien la ha visto. Quien la ve) su autor repasa entre los actos que comenta como mejorías en la Vila y sus fiestas, el catafalco que se ha creado para los fuegos. Dice: “En un cap de passeig un catafalch per focs artificials y arreu arreu, un ambient d’alegria i la regeneració de Blanes que comença”. (En un fin de paseo un Cadafalco para fuegos artificiales y todo todo, un ambiente de alegría y la regeneración de Blanes que comienza).

La tradición de los fuegos en Blanes se detiene a causa del estallido de la Guerra Civil en el año 1936.
El año 1944 se recupera esta costumbre en la Fiesta Mayor. Desde entonces, no ha dejado de celebrarse ningún año.

La Roca de Sa Palomera. (Icono de Blanes y zona de lanzamiento) Es en el año 1958 cuando se lanzan los fuegos desde dicho emplazamiento, ya que en años anteriores la situación desde donde se realizavan los espectáculos vario en distintas ocasiones, entre el puerto de la localidad y el paseo marítimo. A partir de este año 1958 se decide que a partir de entonces siempre se realizarían los fuegos desde dicho sitio. (La Puerta de La Costa Brava).

Primer cartel focs Blanes

cartel focs Blanes

Durante la época de los 60 las empresas que participaban en el concurso solían ser todas de Cataluña. Crecía a su vez la expectación por los fuegos en toda la localidad y la costa Catalana.
Es en 1970, en pleno boom turístico en la Costa Brava, cuando el Ayuntamiento quiere aprovechar la situación y se propone promocionar el nombre de Blanes dentro del ámbito turístico nacional, mediante la promoción de alguna actividad que diese fama a la población, se decide aprovechar las Fiestas Mayores de la Villa, que se celebran a finales de Julio, para promocionar uno de los actos más singulares: los fuegos de artificio.
Ese mismo año se realiza una prueba piloto con la conocida pirotecnia Brunchú (Valencia) a la que se le encarga una exhibición mucho más espectacular que la de costumbre. Se obtiene un gran éxito de la misma, una gran afluencia de público y la aceptación de los propios blandenses. Es entonces cuando el Ayuntamiento de Blanes, con la representación de su alcalde, Sr. Domingo Valls i Coll y con la colaboración del concejal Sr. Lluís Tremoleda, responsable de la organización, se decide crear el Concurso Internacional de Fuegos de Artificio de la Costa Brava, pensando en la participación de empresas pirotécnicas nacionales y extranjeras.

Durante los 70 las empresas extranjeras tenían infinidad de dificultades para poder participar, ya que Aduanas ponía muchas trabas en el transporte del material pirotécnico, aun así poco a poco se fue consolidando el mercado internacional.

Durante los siguientes veinticuatro años el concurso pasa por diferentes épocas experimentando modificaciones, mejoras, organización. La zona de disparo continua siendo la roca de Sa Palomera, (Puerta de La Costa Brava) la cual se adentra en el Mar, en el centro de Blanes entre la playa de la bahía de Blanes (centro) y la playa de S’Abanell.

Durante los años 1983 y 1987 el concurso experimenta un pequeño cambio pasando de los 3 días de fuegos a 4. Más adelante se regresa de nuevo a los 3 días originales pero con un importante crecimiento en el presupuesto para cada noche de Fuegos.
En el año 1985, la alcaldesa Sra. María Dolors Homs i Bassols, decide potenciar el concurso, el apelativo Costa Brava y el nombre de Blanes, instituyendo el trofeo Vila de Blanes, con diseño de la joyería Capdevila, construido en plata y piedras semipreciosas haciendo alegoría a un estallido de fuegos.
Es en el año 1996 y con motivo del XXV aniversario de la fundación del concurso, cuando se decide de nuevo ampliar el número de días de fuegos, con un total de 5 días. De nuevo en 1998, la Comisión técnica, propone ampliar aun mas días de concurso y realizar 6 y el año siguiente 7.

El Concurso de Fuegos Artificiales de Blanes, es ya mas que conocido en todo el Estado Español, contando con un gran renombre y prestigio entre las pirotecnias de todo el Mundo. Conseguir el trofeo “Vila de Blanes” dentro del sector pirotécnico es mas que significativo, abriendo puertas y mercado a las empresas que lo logran. Una gran mayoría de medios de comunicación hacen eco del gran espectáculo de fuegos que se pueden ver y disfrutar en nuestras costas.

 

Compartir

Deja un comentario